Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 6 de junio de 2010

Llamada en espera

Un escupitajo espeso y abundante cayó al piso casi en su totalidad. La otra parte ahora moraba en la punta de mi zapato. La conchesumadre - dije mientras miraba el teléfono que hace poco más de una hora debió haber sonado.

Fumar me hacía escupir de sobremanera y las cerámicas de la entrada de la casa fueron testigo de los 12 cigarros que acompañaron mi espera. Malboro corriente, como los hombres hubiera dicho mi papá. Hubiera, porque ya no habla a causa del cáncer de garganta. Supongo que 40 años fumando, 40 años de Malboro corriente, 40 años de ser hombre no pasan en vano.

Me quedaba un poco menos de la mitad de mi tubo de nicotina - y quizá de que wevá más - cuando por fin sonó el teléfono. Con un movimiento de dedos lo tiré lejos, abrí la puerta con velocidad y antes de que sonara el tercer ring levanté el auricular.

- Aló... no, no está la Claudia... OK, yo le digo.... chao.

Revisé la cajetilla. Por lo menos me quedaba un cigarro.

1 comentario:

  1. Me llamó la atención el nombre de tu blog, y entré, me leí un par de textos y me agrada mucho como escribes...
    Saludos!!
    Si quieres pasa por el mío
    suena-en-do.blogspot.com

    Encantada si me permites, te leo de nuevo :)

    ResponderEliminar