Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 3 de julio de 2010

Mártires de las redes

Esta mañana apareciste. Solo, sin tus compañeros de labores, tirado en la arena sin sentir el frío de la mañana del litoral, tan callado como siempre, como queriendo ocultar el secreto de tu soledad. Pues compañero, lo andaban buscando, y no sólo a usted, también a sus tripulantes. No hay nada más debastador que encontrar un bote tirado en la arena sin sus pescadores....ellos aún no aparecen.

La neblina no ha amainado ni un poco desde la madrugada. Quizá haciendo un pacto con el que tranquilo nos baña juró mantener el secreto del robo. ¿Dónde están? se preguntan los colegas aglomerados en el puerto pesquero, un poco apenados por la pérdida, un tanto asustados por que ellos pudieron haber corrido con la misma fortuna. Ya cagaron dicen los más viejos. - La corriente del río los tira a la chucha, no hay nada que hacer. Muy duro, pero cierto.

Sólo hace una semana los pescadores salieron en caravana a celebrar a su santo patrono. Engalanaron el mar con sus botes y guirnaldas, con su música de fiesta, sus risas explosivas y vinos navegados. Como cada día de San Pedro se ofreció una ofrenda floral precisamente por ellos, por los que no regresaron, por los aún recordados mártires de las redes. Ese día todo era fiesta y más fiesta. Hoy ni lágrimas hay, sólo miradas de desconsuelo.

Pero el mar lo devolvió a usted querido compañero, estimado Clementina II, sin redes, gente o una historia que contar. Callado como siempre lo ha sido, tal como sus pares que a esta hora flotan en la costa de puertecito. No se sienta culpable por todo esto compañero, así es la vida del hombre de mar. Lo que si debo pedirle es que cuando vuelva a adentrarse en el pacífico, cuando lleve a otros hombres a buscar los peces que llenarán su mesa, lleve este mensaje a los que hoy no volvieron: Descancen en paz hijos del océano, tejedores de redes, pobres del mar. Los de acá, los de la tierra, viviremos eternamente con sus recuerdos, también con los recuerdos de los que ahora los acompañarán. Nos vemos para el próximo San Pedro. Espero les gusten las rosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario